La Sriracha es una salsa moderadamente picante muy popular en Asia pero que tiene su origen en Tailandia. El principal ingrediente que vamos a usar son los pimientos picantes rojos que cultivan nuestros agricultores. Pero no solo por el uso de productos locales la vamos a llamar Sriracha Mediterránea. También a la receta original le vamos añadir bastante orégano, que además de darle ese puntito a monte bajo es un excelente recurso antibacteriano.

Esta salsa la puedes utilizar en todos aquellos platos a los que quieras aportar un punto ligeramente picante. Prueba con unas alitas o muslitos de pollo, un pescado a la plancha o al horno, en una sopa de invierno o como un ingrediente más de salsas de todo tipo.

Ingredientes Sriracha mediterránea

  • 600 gr. de pimientos picantes rojos
  • Dos cabezas de ajos
  • 20 gr. de sal
  • 40 gr. de azúcar
  • 40 ml. de vinagre de arroz
  • Salsa de pescado al gusto (opcional)
  • Orégano seco al gusto

Cortar los pimientos por la mitad y eliminar semillas y pedúnculo, que es donde se concentra la capsaicina, el elemento que hace que algunos pimientos sean picantes. Trocear los pimientos limpios en trozos pequeños.

Pelar y picar los ajos en láminas. Triturar en un robot de cocina o con una batidora los pimientos, los ajos, la sal, el azúcar y el vinagre. Procesar hasta que quede una pasta perfectamente integrada.

Guardar esa pasta en un tarro limpio apto para fermentaciones. Uno de cristal con cierre hermético, como el de la foto, puede valer. Tapar y dejar fermentar unos 6 días en un lugar fresco y seco alejado de la luz solar directa. Los días de fermentación pueden variar. Más frío, fermentación más lenta. Menos frío, fermentación más rápida. Evita fermentar en épocas de temperaturas altas. Este proceso ayudará a domesticar la potencia del picante y a desarrollar nuevos sabores y aromas.

Pasados los días de fermentación, poner la pasta en una sartén y cocinar a fuego medio hasta que evapore casi todo el agua. Apagar el fuego y añadir orégano seco al gusto. Mezclar bien con una cuchara. Dejar que se enfríe y añadir la salsa de pescado. Probar y rectificar de sal y azúcar si fuera necesario. Guardar la salsa en un tarro y conservar en la nevera.

Si no tienes vinagre de arroz puedes usar otro tipo de vinagre, preferiblemente suave. En cuanto al orégano, puedes sustituirlo por alguna otra hierba seca. El tomillo o el romero también le pueden dar un toque mediterráneo.

Sriracha mediterránea

Puedes encontrar más recetas con guindillas frescas y recetas con otros productos de invernadero en nuestro blog. Los productos más frescos los puedes comprar en nuestra tienda y te los mandamos directamente del campo a tu casa.

 

 

Eurosol Marketing

Eurosol Marketing

El equipo de Eurosol se encarga de mantener este espacio regularmente con información útil para la comunidad de La Despensa de Eurosol.

Deja una respuesta